Ensuciar la página

Frente a la página en blanco abrí al azar la novela de Graham Greene El poder y la gloria  y fui a dar con la frase: "Años hacía que Mr. Tench no había escrito una carta. Sentado ante la mesa de trabajo chupaba la pluma de acero." Esta es la situación en la que me…

Advertisements

Guerra y paz

Era más que un simple robot. Traqueteaba de la cocina al salón mientras engullía los pelos del chihuahua, las uñas rotas del gato y de la dueña, las pelotas de lana que se agolpaban debajo de la cama y emitía luces multicolores haciendo la alegría del nene que a su paso lanzaba agudos chillidos. El…

Sonata para piano, nº 14, claro de luna. “Quasi una fantasia”.

Se oye el sonido de la verja de entrada que se abre. Amelia la empuja tímidamente y arriesga sus primeros pasos por la senda perfumada por los jazmines, donde la luz del crepúsculo aplasta las sombras largas de los cipreses. Tras los cristales de las ventanas lejanas bailotea una luz tenue. ……………………………………………………………………………………………......................................................... El viejo echa…

Sombra y seda

Jarvik Koprowski enfiló la carretera desafectada que le marcaba el nanosat incrustado en su muñeca izquierda. La softjet aérea redujo suavemente la marcha y bajó a centímetros del suelo frente a la boca de un túnel de piedra caliza cuya bóveda gótica le hizo emitir un silbido. —¡Por Uber, no hubiese imaginado que esto existía…

Étoile sans lumière (estrella sin luz)

—Hola, Jeanne, —dice tomándole la mano arrugada. La mira derecho a los ojos. La otra no la reconoce por unos segundos. Emerge de su niebla como de un país exótico que solo ella ve, se aferra su mano. Sus labios tiemblan sin que pueda evitarlo, como si no fuesen los suyos. —¿Marie Louise? … Su…

Tres campanadas

Se giró al escuchar el grito ahogado, dolorido, casi imperceptible, en el fondo del colmado abarrotado de regímenes de bananas, cajas de naranjas, bidones de aceite de oliva, toneles de azúcar y sacos de harina. En contadas ocasiones había tenido que defenderse de algún asaltante de poca monta venido en pos de una caja de…

La venganza de Quetzalcoatl

—«Aquí Baxter. Mira, son las diez y no he cenado. Estaré en el mexicano una media hora, así que, si quieres decirme algo, mueve el culo» … —el inspector mal aparcó el Patrol y se lanzó a por las enchiladas de “La Venganza de Quetzalcoatl”. A los diez minutos, un rubio larguirucho de frente ancha…

Susana esperaba

Susana esperaba. Con este iban veinte los días estirados, secos y estériles cual desiertos sin sombras. En su celda, de noche, se sentaba vestida en la litera, tras tirar contra la pared las botas de tachas y la chupa de cuero, y escrutaba la valla. A esas horas el rostro de Lucas se hacía patente…

El mentiroso

Cuando apareció se produjo en la sala un movimiento de ola, un rumor admirativo se arremolinó en torno a él. Hubiérase dicho que le querían engullir en el seno de su colectividad. Satisfecho, pasó entre las filas ofreciendo su mano enguantada. Una señora besó con devoción el grueso anillo de oro y jade que lucía.…

Dicen que todos tenemos un doble

  Dicen que todos tenemos un doble en alguna parte. Lo leí en una revista de la peluquería cuando me hacía las mechas, y creo que es cierto porque yo me encontré con mi doble. Todo empezó porque conocí a Milord (le llamo así por la canción de Edith Piaf), un cliente digno, elegante, y…